¡Felicidades, mamá! A tu lado mamá, hasta lo más simple es maravilloso. Gracias por tu entrega, por tu amor, y por todo tu apoyo. Por tu ejemplo y por siempre estar а mi lado. ¡Te adoro!

Mamá, tu alegría siempre está en mi corazón acompañándome desde la distancia. Gracias por tu amor, por todas tus enseñanzas y por el hermoso ser humano que eres.


Cada día que pasa digo gracias a la vida por tener la madre más maravillosa del mundo. Estoy muy feliz de poder celebrar contigo tu cumpleaños, mamá. Eres mi motor, mi luz en el camino, mi universo. ¡Que Dios te bendiga por muchos años!

Mamá, agradezco a la vida por tenerte. Por tenerte siempre a mi lado. Eres una de mis mayores referentes de lucha, de ejemplo de no mirar atrás. Mi gran amiga, mi cómplice y confidente. Me enseñaste que con amor y con dulzura se puede razonar mucho mejor. Pero sobre todo, gracias mamá por tu ejemplo de entereza ante la vida, el saber sortear todas las dificultades con fortaleza, y siempre con ánimo sin mirar atrás, para no hundirte y sacar el barco a flote. Fuiste y sigues siendo el capitán de un gran barco en el que navegamos todos a la vera de tu amor, admiración y ejemplo. ¡Te adoro mamá, feliz cumpleaños!

Infinitas gracias a la vida por tenerte a ti como madre. Me faltan palabras para describir tu grandeza como madre, como amiga, eres un ser humano excepcional. Espero poder algún día llegar a devolverte un poquito de todo lo que me has dado y hecho por mí. Gracias por tu amor incondicional. Gracias por estar siempre apoyándome. En cualquier adversidad siempre encuentras cosas positivas, y con tu amor curas cualquier herida. ¡Feliz cumpleaños, mi adorable y única mamá, te quiero!