¡Felicidades, Papa! ¡Eres el mejor padre que hay en el mundo! ¡Gracias por acompañarme en el camino de mi vida, tan cerca, estemos donde estemos! ¡Te quiero!

¡Mi querido papa! Quiero felicitarte con tu día, estar a tu lado, agradecido por todo, recordar contigo buenos momentos llenos de alegría, darte todo mi cariño y celebrar un año más de vida, gracias a Dios. ¡Te quiero, papi!


¡Mi querido papa, felicidades! No pierdas el brillo de tus ojos, que sigas teniendo una sonrisa en tu rostro, y tu estado de ánimo siempre sea bueno. Que tengas interés por las cosas nuevas y por descubrir algo desconocido. ¡Con todo el cariño te decimos gracias por existir!

¡Felicidades, papa! ¡Mejor papa no podría tener! Eres una gran persona como pocas he conocido. Gracias por tu paciencia y tu apoyo siempre has sido un padre comprensivo. Perdóname por mis errores que nunca han sido a mala fe. Con mucho amor, respeto y cariño. ¡Gracias por ser mi padre!

Papa, siempre te admiraba por tu fortaleza, humanidad y coraje. Siempre quería ser como tú y que tú estuvieses orgulloso de mí. ¡Te deseo que tengas buena salud muchos años, que sigas tan alegre como ahora, y seas feliz!