Siempre estás ayudando a todos, resuelves cualquier problema. Personas como tu valen mucho. ¡Te deseo con todo mi corazón que pases un buen día hoy y todos los días del resto de tu vida!

Te haces más viejo, tío mío, pero no te preocupes. Yo tengo que cuidarte. Por eso quiero regalarte para el año que viene: que salgas a comprarme churros 2 días a la semana, pasear por el parque conmigo 3 veces a la semana, jugar a la pelota, llevarme en tus hombros, jugar a caballito... ¡Y todo irá bien, verás! ¡Feliz cumpleaños, tito!


Recuerdo que de pequeña discutíamos por ser quien es el que más quiere el uno al otro. Me reía mucho contigo, siempre me sacabas una sonrisa aunque no tuviese buen humor. Sigo queriéndote tío, más y más. ¡Te deseo un día fantástico, mi tito favorito! ¡Eres el mejor!

¡Me alegro de felicitarte, querido tío! Eres mi mentor, mi ejemplo para ser muy buena persona, mi abogado defendiéndome delante de mis padres. Le das fuerzas a mi alma y siempre me ayudas cuando lo necesito. Gente como tu vale mucho, pero que mucho. ¡Que pases un feliz día rodeado de las personas que te quieren!

Mi tío, a veces, es como mi padre. Nos educa a su forma, nos deja hacer algunas locuras. Nos cuida, pero sin dejar pasar la diversión. Es como un gran amigo que tenemos de por vida. Gracias por ser así, te adoro. ¡Que pases muy buen día y seas feliz! ¡Feliz cumpleaños, tito!