Contacto Gays Maduros en Madrid

Lo que jamás te dijeron sobre Contacto Gays Maduros en Madrid. La hermosura de las mujeres maduras no es ningún misterio : todas y cada una entendemos que, tratándose de proteger nuestro aspecto, no tenemos la posibilidad de dejarnos ser estrictos.

En el momento en que iba de compras o de viaje, siempre recibía miradas de hombres de todas y cada una de las edades; jóvenes, mayores e incluso chicos mucho más jóvenes. A veces me daban mariposas en el estómago al meditar que miraban mis pechos rebotando, era mi exitación culpable misterio. Prefiero llevar sujetadores deportivos la mayor parte del tiempo porque son muy cómodos y no me aprietan demasiado , puesto que sostienen realmente bien mis pechos enormes , que son bastante pesados. Sin embargo , llevar un sujetador deportivo puede no ser una gran idea cuando se hace la compra , en especial cerca de la sección de congelados. Mis pezones son bastante sensibles al frío y se ponen como balas y se quedan de este modo al menos media hora hasta que se agotan nuevamente.

Deseaba asistirla , pero sabía que no debía hacerlo. Un hombre de 48 años no posee nada que realizar con una chavala de 22. La proseguí hasta el dormitorio, con toda la intención de decírselo. Se tumbó en la cama de espaldas, con las piernas abiertas y ese precioso y húmedo coño mirándome, y todas y cada una mis buenas intenciones se esfumaron.

Siendo un caballero, debí cumplir su petición. Ella se quedó tumbada, gimiendo y sacudiéndose cada vez que le metía el falo hasta el fondo de su caja o lo retiraba un poco. De a poco se fue recomponiendo, pero con exactamente la misma lentitud perdí la concentración. Poco a poco , cada nervio de mi cuerpo abandonó su puesto y se volvió a reunir en mi pene. No había ningún pensamiento en mi mente excepto la euforia de mi dura poronga deslizándose dentro y fuera de la cálida manga de su coño. Nada más que la sensación de nuestra unión tenía importancia mientras me embestía hasta la empuñadura en ella, constantemente.

Mi amiga Clair me ha dicho una vez: Chica , si fuera un chico me habría masturbado frecuentemente pensando en tus enormes lolas.

Mis lolas comenzaron a medrar en el momento en que llegué a la pubertad, me asustaba pues ninguna de las chicas de mi edad tenía lolas 34DD, esto en el momento en que tenía quince años. Cuando me hice mayor crecieron hasta ser 38DD, me puse contentísima cuando me di cuenta de que era de esta forma , pero aún así obtener sujetadores 38DD no es tan fácil.

Sentí que se aproximaba , el cumplimiento de mi deseo de llenar su coño de semen. En algún rincón lejano de mi cabeza me percaté de que ella prácticamente chillaba con otro clímax mientras mi madura poronga manaba chorro tras chorro de semilla en ella, llevándome al borde del éxtasis en la tierra de la euforia.

Mientras rebuscaba entre las cosas, vi que había olvidado mencionar un par de sus pantalones cortos de jockey y una caja de condones medio vacía.

Mis progenitores eran adeptos al trabajo y la mayor parte del tiempo no estaban en el hogar , el único momento en que los veía y hablaba con ellos era por la noche ; sin embargo , se aseguraban de que ese tiempo estuviera bien usado. Después de terminar mis exámenes de nivel avanzado , me matriculé en una universidad privada para cursar mis estudios superiores y eso me cambió la vida. Era un estudiante mediocre y siempre me gustó inscribirme en distintas actividades extracurriculares. Esto me llevó a ser un personaje muy sociable. Creo que la mitad de mi grupo me conocía por mi nombre.

Mientras que buscaba entre las cosas, vi que había olvidado mencionar unos cuantos sus pantalones cortos de jockey y una caja de condones medio vacía.

¡Eso está mejor! Tienes una bella polla , como la de Todd, salvo que creo que la tuya es un poco más gruesa.

¿Porque se busca tanto por Contacto Gays Maduros en Madrid?

Quería asistirla , pero sabía que no debía hacerlo. Un hombre de 48 años no posee nada que llevar a cabo con una chavala de 22. La seguí hasta el dormitorio, con toda la intención de decírselo. Se tumbó en cama de espaldas, con las piernas abiertas y ese bello y húmedo coño mirándome, y todas mis buenas intenciones se esfumaron.

Al pasar junto a él mi corazón estaba a puntito de estallar así que me dirigí directamente al mostrador de facturación y luego a mi turismo. Me tomé un instante para recuperar el aliento y me fui de forma directa a casa. Mis progenitores estaban en el trabajo, como siempre y en todo momento , corrí a la ducha y me metí bajo la ducha ardiente. No podía creerlo en el momento en que toqué mi joven coño, estaba empapado de precum. Comencé a frotarlo mientras pensaba en el viejo desconocido viendo mis grandes lolas y él masturbando su vieja polla mientras pensaba en ello. Me pellizcaba y tiraba con fuerza de mis pezones mientras me frotaba el clítoris y me corrí con uno de los mejores clímax que he tenido en mi vida.

Mi amiga Clair me ha dicho una vez: Chavala , si fuera un chaval me habría masturbado muchas veces pensando en tus grandes tetas.

Mi amiga Clair me ha dicho una vez: Chavala , si fuera un chico me habría masturbado muchas veces pensando en tus enormes tetas.

¿Las maduras les agrada los mas jóvenes?

Una de sus manos masajeaba mi polla mientras que la otra frotaba los labios de su coño.

Debo decir que era un coño precioso , totalmente desprovisto de pelo , con unos labios exquisitos , llenos y rosados. Mientras que la observaba, se frotaba sensualmente con los dedos.

Como el pasillo en el que estaba se encontraba en la esquina de la tienda decidí separarme un tanto hasta el momento en que mis pezones bajaran puesto que no venía muchas personas por allí, si me chocaba con alguno de mis vecinos sería vergonzoso. Estaba mirando las estanterías y unos cinco minutos después, de reojo, vi a alguien que entraba en el pasillo. Yo se encontraba de cara a la estantería y quienquiera que fuera no vería mis pezones embrutecidos a menos que mirase de forma directa a mi pecho, lo que era muy improbable pues es difícil no ver mis enormes pechos DD. Cuando la persona se aproximó reconocí su silueta. Era exactamente el mismo género de siempre y pude ver que me miraba el pecho pero no lograba la vista que quería. Cuando pasó a mi lado , me viré hacia el otro lado y comencé a empujar mi carro. Sentía mariposas zumbando en mi vientre y apreciaba de qué manera la sangre se precipitaba a mi cabeza y a mi cuerpo. Mis pezones se ponían aún más duros. Jamás me había sentido de esta forma en mi vida. No podía argumentar con palabras lo que pasaba por mi mente , este viejo quería ver mis pezones duros, lo intentó volviendo al mismo pasillo.

Era domingo por la mañana y no aguardaba a nadie. Intentaba terminar esta pequeña tarea antes de que llegara la inminente lluvia, conque traté de ignorarlo. Sonó una segunda y luego una tercera vez, conque al final me levanté y di una vuelta por el frente de la vivienda para ver quién era.

Estos comentarios siempre se me quedaban grabados en la cabeza. Acostumbraba a admirar mi cuerpo toda vez que me ponía enfrente del espéculo. Deseo decir que quién no desearía acariciar a estas chicas. I